El frío ártico mantiene el centro y el este de EEUU congelados