La patada que salva a una niña de morir aplastada por las puertas del ascensor