Una asesina en serie se fotografía sonriente antes de cometer sus crímenes