El príncipe saudí, Mohamed bin Salmán, asegura que la “justicia prevalecerá” tras el asesinato de Khashoggi