El asesino de Arizona dejó plasmadas sus intenciones en Twitter