El asesino de Toulouse llevaba una cámara con la que pudo grabar el tiroteo