El asesino de Toronto, en pleno tiroteo