El asesino adolescente de Ohio, condenado a tres cadenas perpetuas