Los asesinos de dos estudiantes franceses son declarados culpables