El atacante de Londres es un noruego de origen somalí sin signos de radicalización