La normalidad vuelve al puente de Westminster