El viaje truncado de una pareja que paseaba por el puente de Westminster