Una oleada de ataques y combates con las FARC deja más de 30 muertos en Colombia