Un atentado en el centro de Damasco reabre la brecha de violencia en Siria