La Policía británica dispara contra los asesinos del militar muerto en Londres