Pánico, caos y estampidas, tras el atentado yihadista en Mánchester