Caos y desconcierto tras el doble atentado en Tailandia