El ataque terrorista de un camión en Niza deja un reguero de sangre y horror