El nerviosismo y la psicosis invade Sri Lanka tras las amenazas de nuevos ataques