La familia teme que Pham sea una de las víctimas del camión del horror: “Lo siento mamá, me muero”