La Policía de Londres considera el ataque en Westminster como atentado terrorista