El aumento de actividad volcánica volvió a sembrar el pánico en Guatemala