El aumento de los precios de los alimentos básicos continuará en la próxima década