Las autoridades iraníes se ofrecen para preservar las reliquias culturales iraquíes