La baliza de localización del MH370 había caducado un año antes de la desaparición del avión