Jerusalén cuenta con el banco de piel más grande del mundo