Un bar de Londres utiliza el reconocimiento facial para evitar las colas en la barra