Barroso propone una tasa a las transacciones financieras que recaudará 55.000 millones al año