Barry ya ha tocado tierra en el estado de Luisiana: las autoridades alertan del riesgo de inundaciones