Las batallas entre la Policía y los opositores, cada vez más violentas