Un bebé de un año acaba con la cabeza atrapada en una tetera