Con tres años usa la bocina y el móvil para que la policía lo libere tras un secuestro