Una boda acaba con tres muertes