Las bromas de Downing Street por una fiesta de Navidad desatan críticas al Gobierno