El presunto autor de la matanza de Nueva Zelanda se declara inocente