La policía viaja a Lisboa para detener a tres personas relacionadas con el caso Madeleine