Bruselas trata de volver a la normalidad una semana después de los atentados