Nuevo caso de brutalidad policial en EEUU: esta vez contra un soldado hispano y negro