Un caso de bullying conmociona Reino Unido