El cabecilla del atentado de Lokerbie, moribundo en su casa de Trípoli