El cabecilla de los terroristas de Londres se beneficiaba de ayudas públicas