Una cachorra de oso polar del zoo de Copenhague: con mamá a todos lados