Los 'cachorros del califato', la última arma del Estado Islámico