Las calles de Tokio se vacían