El cambio climático empieza a hacer estragos en la ciudad noruega donde está prohibido morirse