El registro de un almacén ilegal de fuegos artificiales en Los Ángeles termina con 17 heridos