Obama, levantado a pulso en una pizzería