Un incendio arrasa un campo de refugiados en Bosnia y deja durante días a cientos de personas a la intemperie