Carrera de autos locos en Londres: los coches más sorprendentes de la divertida tradición