La casa de Bin Laden, en llamas